Alerta por nuevo sistema de deportación “express”

El actual gobierno ampliará significativamente su poder y así realizar deportaciones rápidas de inmigrantes que ingresaron sin papeles a los Estados Unidos en los últimos dos años, utilizando un proceso exprés que evita a los jueces de inmigración.

El diario The Washington Post dio a conocer esta nueva estrategia del gobierno de Trump que entrará en vigor de inmediato, revelando que los funcionarios la están definiendo como una “respuesta necesaria” a la afluencia de centroamericanos y otros inmigrantes en la frontera sur.

La nueva medida permitirá que las autoridades de inmigración hagan deportaciones rápidas desde cualquier lugar de los EE.UU. en los que sean arrestados.

Esperan que las deportaciones rápidas ayuden a aliviar la acumulación de tribunales de inmigración del país y liberen espacio en las cárceles del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con el diario, los objetivos de esta nueva medida de deportaciones son las personas que lograron llegar a los Estados Unidos y no tienen un caso de asilo o fecha de corte de inmigración pendiente.

Anteriormente, la política de la administración de Trump para la “deportación acelerada” se había limitado a los migrantes indocumentados capturados a menos de 100 millas de la frontera de los EE.UU., que habían estado en el país por menos de dos semanas.

La nueva regla de deportaciones rápidas se aplicaría a los inmigrantes en cualquier lugar de los Estados Unidos que hayan estado en el país por menos de dos años, respetando un límite de tiempo incluido en la ley federal de 1996 que autorizó el proceso acelerado.

Los inmigrantes detenidos en Iowa, Nebraska u otros estados del interior tendrían que demostrar a los funcionarios de Inmigración que han estado en los Estados Unidos continuamente durante los últimos dos años, o podrían terminar en una cárcel de Inmigración para enfrentar una rápida deportación.

Con la nueva medida de deportaciones rápidas, los oficiales de Inmigración de nivel relativamente bajo y no los oficiales de un tribunal, podrían ser los que tomen la decisión para ordenar las deportaciones rápidas.

El presidente Trump ha prometido deportar a millones de inmigrantes y ha amenazado con hacer redadas masivas contra personas de hasta diez ciudades principales.

Cerca de 300,000 de los aproximadamente 11 millones de inmigrantes no autorizados en los Estados Unidos ingresaron sin papeles al país y podrían ser sujetos a una deportación acelerada, según el Instituto de Política de Migración no partidista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares