La cifra de inmigrantes indocumentados es la más baja en 10 años

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio un discurso en la noche del martes con el que intentó obtener unos fondos para construir en muro fronterizo, alegando una crisis nacional producida por la inmigración en la frontera sur del país, y dijo que los estadounidenses sufren por la inmigración ilegal no controlada.

Muchos expertos rechazan la idea de que los inmigrantes indocumentados sean una tensión para la economía de Estados Unidos, pues un análisis de 2017 observó que los inmigrantes indocumentados “hacen contribuciones fiscales considerables”, mientras que un estudio sobre economía del Cato Institute encontró que los inmigrantes, legales o ilegales, son menos propensos que los estadounidenses nativos a ser condenados por un delito.

Y las cifras de inmigración ilegal en Estados Unidos mostraron un descenso considerable entre 2007 y 2016, según un reporte del Pew Research Center.

La tendencia a la disminución de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos empezó en 2007, según el Pew Research Center, pues entonces había alrededor de 12,2 millones de ellos (frente a 3,5 millones en 1990), mientras que para 2016 este centro calcula que había 10,7 millones de indocumentados.

Esa es la cifra más baja en una década.

Entre los países con mayor número de inmigrantes en Estados Unidos, el mayor descenso en inmigrantes indocumentados fue en México. En 2007, vivían en Estados Unidos alrededor de 6.950.000 inmigrantes mexicanos no autorizados. Esa cifra bajó a 5.450.000 en 2016.

En 2012, especialistas de Pew escribieron en un artículo de opinión para CNN que la inmigración mexicana había disminuido en Estados Unidos debido a varias razones, incluida la débil economía de Estados Unidos, por la recesión entre 2008 y 2009, y un descenso en las tasas de natalidad en México.

effrey S. Passel y D’Vera Cohn de Pew escribieron: “¿Qué causó que se detuviera la gran oleada de inmigración? Creemos que hay muchos factores en ambos lados de la frontera. No podemos decir cuán importante es el papel cada uno de ellos jugó un papel decisivo en la migración a Estados Unidos y la creación de grandes flujos inversos, pero todos parecen haber tenido un impacto”.

En las cifras de 2016, los países con mayor cantidad de inmigrantes no autorizados (además de México) se han mantenido estables desde 2007, a excepción del aumento de la inmigración de El Salvador, Guatemala y Honduras, y un ligero aumento con respecto a República Dominicana.

Entre 2012 y 2017, El Salvador, Honduras y Guatemala se ubicaron entre los primeros cinco países con mayor probabilidad de denegación de asilo: entre el 75% y el 79% de los solicitantes fueron denegados. En promedio, solicitar asilo puede demorar unos seis meses e, incluso así, es posible que la decisión no esté finalizada.

A medida que el número de inmigrantes no autorizados se ha reducido, el tiempo que han pasado en Estados Unidos ha aumentado en promedio. La mediana del número de años de inmigrantes no autorizados adultos en el país fue de 14,8 años en 2016, frente a los 7,1 años de 1995. Dos tercios de los inmigrantes indocumentados vivían en Estados Unidos desde hacía más de 10 años, respecto a solo un 35% reportado en 2005.

Las estimaciones de Pew para la población inmigrante no autorizada que vive en Estados Unidos se basan en datos de la Encuesta de la Comunidad Estadounidense o la Encuesta de Población Actual que proporciona el número de residentes nacidos en el extranjero y el número de inmigrantes.

El Pew deduce su cifra de inmigrantes indocumentados utilizando esos datos ajustados por las omisiones de la encuesta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares